Autor: Dr. Javad Nurbakhsh
Editorial Trotta, 2001
978-84-8164-458-6
147 X 230 mm. / 376 páginas
Precio: 23 €
.

Ferraz 55, 1.º dcha.
28008 Madrid
Teléfono: +34 91 5430361
Fax: +34 91 5431488
E-mail

Si necesita realizar copias de alguno de los libros o revistas de nuestra editorial para uso colectivo o lucrativo, por favor, solicítelo aquí

Diwan de poesía Sufí


Introducción

El escritor Antonio Colinas recomienda el "Diwan de poesía sufí", de Javad Nurbakhsh, publicado por la editorial Trotta, por estar entre los libros "que están cerca de lo que yo llamo pensamiento inspirado".
Publicado en "El Cultural" de El Mundo (23-29 de mayo de 2001) en el artículo "Raros, exquisitos y recomendables".

     Este diwan del doctor Nurbakhsh, Maestro de la Orden Nematollahí, se inscribe en la mejor tradición de la poesía mística sufí, una poesía nacida de la experiencia interior en el «camino de los enamorados», cuya única meta es Dios, el Amado, es decir, Él, sólo Él. Cantar del alma, poesía que canta desde lo más hondo una presencia deslumbradora que está más allá de las palabras, pero que, al mismo tiempo, las despierta para fijar en ellas el «recuerdo» constante del Amado: la dolorosa nostalgia de su ausencia y la ebriedad gozosa de su presencia.

     Como profundo conocedor de la tradición sufí, el doctor Nurbakhsh recoge, en estos poemas, los conceptos esenciales y el rico simbolismo de esa tradición, recreada desde sus fuentes más puras. Como Maestro de la Orden Nematollahí, fiel al significado de su nombre, dador de luz, ilumina con su enseñanza la senda mística, inspirada en un código caballeresco que implica generosidad, altruismo, sacrificio, compasión, sinceridad y humildad. Como poeta enamorado, absorto enteramente en Dios, canta, desde la libertad y desde el rapto, la bienaventuranza del amor, con el lenguaje paradójico de los místicos, hermosamente contradictorio: presencia/ausencia, ebriedad/sobriedad, reunión/dispersión, vecindad/lejanía, gozo/pena...

     «Dios es Belleza y ama la belleza» dice una tradición profética. Podíamos añadir, evocando a san Juan de la Cruz, que estos poemas, tan intensos, tan bellos, sólo cantan a la Belleza absoluta, añorándola con «un no sé qué que quedan, balbuciendo...»

    En el océano del Ser, olas errantes somos,
    frente a ese mar en movimiento, la perplejidad somos;
    y aunque aparentemente somos ola, burbuja, espuma,
    todo cuanto sabemos es que sólo agua somos.

Diwan de Nurbakhsh